Llevan solucionándonos problemas de espacio desde la década de los 60, por lo que las motos transportables no merecen menos que un humilde reportaje en nuestro blog.

Las ventajas de las motocicletas plegables son infinitas: son muy prácticas y ligeras, tanto para uso en vacaciones (permite trasladarlas en cualquier viaje) como para uso diario, aparte de su pequeño tamaño tanto plegadas como desplegadas.

Como comentamos en el primer párrafo de este post, este tipo de vehículos lleva acompañándonos desde la década de los 60, por lo que ya tienen 50 años de vida.

Durante sus primeros años de vida, se produjeron muchísimas ventas de motos plegables, pero, actualmente, y a pesar de su espectacular mejora en prestaciones, tecnología y seguridad, las adquisiciones se han reducido drásticamente debido, entre otras razones, a la dificultad de adaptar motos de estas características al parque automovilístico actual.

Que nadie piense que estas motos se fabrican para niños, porque no tiene absolutamente nada que ver. Existen motocicletas de juguete para los más pequeños, por lo que, que éstas sean plegables y más pequeñas de lo normal no significa que todo el mundo tenga competencias para utilizarlas.

Sin embargo, desde Motocircuito confiamos en que este sector resurja con nuevas funcionalidades y modelos, ya que cubre necesidades que muchos usuarios conciben como básicas.

Y tú, ¿has conducido alguna vez una moto de estas características? Cuéntanos la experiencia 🙂

Fuente: Revistamotoviva.com

Fuente imagen: cmsnl.com