El amor por las motos es algo con lo que se nace, seguro que más de uno se ha pasado largas  de su infancia en el salón recreativo enganchado a un juego de motos soñando con que algún día tendría su ansiado carnet. En homenaje a esos años os traemos una selección particular de los 5 mejores juegos de motos clásicos arcade.

El primer lugar la lista y como no podía ser de otra manera lo ocupa el mítico Hang On de Sega. Este  juego de motos arrasó en los recreativos en el año 1985  por ser el primero en su género en el que por fin se podía experimentar la sensación de manejar una moto entre las piernas, con su acelerador, estriberas, marchas y freno.

máquina del juego hang on de motos

Imaginaros como eran de largas las colas para jugar con la moto.

Aunque lo mejor llegaría 3 años después con Super Hang on, nuestro número 2, un juego muy maduro sobre todo en el control, gráficos de infarto y una música de lo más envolvente.


En el número tres de la lista tenemos el juego de motos de enduro por excelencia, Enduro Racer. La mecánica del juego era divertidísima, había que acelerar y tirar del manillar hacia ti todo lo fuerte que pudieras para conseguir unos brincos de infarto. Con este juego verdaderamente sentías la adrenalina del enduro, otro tanto para Sega.

En 1982 David Cronenberg arrasaba en la taquilla con su película Tron, ¿quién no recuerda las increíbles escenas de las motos?

Aprovechando el tirón la compañía americana Bally Midway se animó a llevar a los salones arcade su juego oficial de Tron, nuestro número cuatro. Lejos de tener los efectos especiales del film era un juego modesto de 12 niveles con diferentes minijuegos que intentaba recrear la atmósfera de Tron, aunque lo mejor era “el nivel de la moto”.

Mediante una palanca había que intentar encerrar al rival dentro del trazado que dejaba la estela de la moto hasta que uno de los dos colisionara, todo un ejemplo de conducta vaya.

Rally Bike es el último juego de motos de nuestra selección, lanzado por Taito en 1985. Es un juego de carreras a vista de pájaro en el que hay que esquivar vehículos y cruzar la meta el primero como es lógico.
El juego tenía una dificultad añadida, LA GASOLINA, sí sí la gasolina, cualquier colisión por pequeña que fuera restaba combustible al marcador hasta llegado un punto en el que tenías que parar a repostar mientras te quedabas en la cola de la carrera. Lo mejor del juego es que las motos de tus rivales NUNCA se quedaban sin combustible.

La verdad es que eran juegos tremendamente adictivos en los que no era necesario invertir una enorme cantidad de horas para aprender a conducir. Eso sí, había que tener cuidado de no engancharse demasiado para que no te pasara lo mismo que al amigo del vídeo.

Esperamos que os haya gustado nuestra pequeña selección de juegos de motos,
¿cuáles habríais elegido vosotros?

Imagen: firstshowing, gamervision