Sí, sabemos y hemos experimentado la sensación de “libertad” que conducir una moto – tu moto- puede generar y como nos sentimos vivos al hacerlo, pues nada mejor que llevarnos a Cautela con nosotros para que sigamos disfrutando de cada aventura.

Hemos encontrado navegando por vimeo estos videos que nos han parecido un ejemplo gráfico bueno (aunque un poco drástico) sobre lo que nos referimos en el párrafo anterior.

De moto en la montaña

La amiga Cautela te diría.. “Unas super clases vendrían bien para que te lances a la aventura”.

De moto en el desierto

En este escenario lo primero que diría sería ¿Dónde sacaste un dragón? , y como no sabríamos responderle pues lo dejamos a la imaginación.

Sin embargo a parte de Cautela también es bueno contar con otros compañeros de viaje, así  tendréis un equilibrio entre cuidado y aventura.